martes, 5 de agosto de 2014

Me gusta el masoquismo...Y Veranito Panarra Parte I: Foccacia de Parma

No hay comentarios:
 
¡Holi!

A ver, a ver, no vayáis a pensar mal con lo del masoquismo que por ahí no van los tiros. Ni soy Christian Grey, ni tengo una mente tan sucia. ¡Malpensados!

Digo que soy masoquista porque me parece que soy el único chico en la faz de la tierra al que se le ocurre hacer pan en pleno agosto con 39ºC de temperatura ambiente (al menos en mi pueblo). Que por cierto, entre que tengo que estar robándole el wifi a mis tíos, que su internet va a pedales y que YouTube es cada vez peor, me las he visto malas para subir el vídeo. ¡Madre de dios, lo que ha tardado!

¿Ventajas de hacer pan en casa en pleno verano? El pan sube como una vida mía con el calorcito y no hay que esperar tanto. Te ahorras el gimnasio después de estar un buen rato amasando. Sabes que el pan que haces es muy sano y que no tiene porquerías varias, como el de los supermercados. Lo puedes personalizar como más rabia te dé ya que en tu pueblo el panadero siempre tiene los mismos panes.

¿Desventajas? Me aso, me torro, me achicharro al lado del horno. Y....y ya está :)

Si al final, hacer pan va a venir bien para todo.



Y dado que hice un sondeo sobre qué pan os gustaría ver en el blog, si una focaccia o una chapata, pues no tenía más remedio que, debido a que muuuuuuuuchos pedísteis la focaccia, hacer un vídeo explicativo con todo el proceso de la masa.

He de decir que me lo he pasado en grande haciendo el pan y el vídeo, y espero que en el vídeo se vean todos los detalles del procedimiento de la masa. Si tenéis alguna duda o hay algo que se haya reflejado mal en el vídeo o no hayáis entendido algún paso, por favor ponédmelo en los comentarios y os responderé encantado de la vida :)

Ahora bien. O tenéis una cocina bien ventilada o con aire acondicionado o similar, o sus torráis del esfuerzo y del calorcito tan agradable del horno :) Avisado quedáis. Eso sí, salís con unos brazos que ni Popeye en su tiempos mozos.


Aunque la focaccia es un pan relativamente sencillo de elaborar por la cantidad de ingredientes que lleva, tiene un pelín de trabajo de por medio, como cualquier pan, claro está. Además, es un pan bastante agradecido, porque si nos pasamos un poco de agua, no le pasa aboslutamente nada, solo que saldrá con una miga algo más alveolada y un pelín más densa, pero bueno, el pan es así.

También lo bueno que tiene es que es altamente personalizable. Podéis ponerle champiñones, jamón, bacon, anchoas, aceitunas, pimientos, berenjenas, lo que se os ocurra o lo que más os guste. Y si no, pues dejáis el pan tal cual, sin nada, y ya tenéis un pan perfecto para haceros un bueno bocadillo :)


Pues nada, sin demorarme más, os dejo con la receta!

Focaccia de Parma
  • 625 gr de harina floja
  • 375 ml de agua 
  • 25 gr de levadura fresca
  • 13 gr de sal
  • Romero y tomillo (fresco o seco)
  • Escamas de sal o Sal Maldon
  • Tomates cherry pera, cebolla roja, queso semicurado, bacon, champis, lo que queráis :)
Y para ver el procedimiento de cómo se hace, pues a ver el vídeo, que para algo lo he hecho :)

Aún así, la dejaré escrita por si acaso. El proceso lo he hecho a mano para toda esa gente que no tenga amasadora en casa. Como veis, el pan sale igual que si se hace como amasadora, solo que se tarda un poquito más. Si lo hacemos con amasadora, el tiempo de amasado es el mismo, unos 10-12 minutos o hasta que tengamos formado el "punto velo o de liga".

Primero, disolvemos la levadura en el agua y reservamos. Mezclamos la harina con la sal y hacemos un volcán, añadimos el agua con la levadura y empezamos a mezclar, incorporando la harina de los laterales. Cuando tengamos una pasta consistente y algo manejable, incorporamos a la vez todo lo que nos quede de harina y empezamos a amasar. SI se nos ha quedado algo pegado a la mesa, nos ayudamos de una cuerna para despegarlo.

Para amasar, usaremos el amasado francés, que consiste en estirar la masa, llevar al centro y apretar. Así durante 10-12 minutos. El punto velo se consigue después del amasado, cuando al coger una porción de masa y estirarla entre las yemas de los dedos, se forma como una sabanilla que tarda en romperse. Ahí pararemos de amasar.

Cogemos una lata de horno y la engrasamos bien con aceite de oliva, bastante cantidad para que no se nos pegue luego la focaccia, y con las palmas de las manos, vamos extendiendo la masa. No hay que estirar, solo apretar, y ella sola se irá extendiendo. Hay que cubrir toda la superficie de la bandeja. Las medidas de la mía creo que son de 40x30 cm si no me equivoco. Tapamos con film, y dejamos fermentar hasta que doble su volumen, unos 45-60 minutos.

Pasado ese tiempo y una vez haya doblado, con nuestros dedos vamos haciendo los hoyos característicos de la focaccia. Encharcamos nuestra foccacia con agua y un poco de aceite, y dejamos que absorba todo el agua y vuelva a doblar su volumen de nuevo.

Precalentamos el horno a 220ºC sin aire.

Y ahora, a personalizar la focaccia, repartiendo por toda su superficie los ingredientes que hayamos elegido. Si le vais a poner queso, ponérselo en los últimos 5 minutos porque si no se quemará. Y al horno a 220ºC durante 20-22 minutos, hasta que esté bien dorada. Sacamos del horno, desmoldamos de la bandeja y dejamos enfriar completamente en una rejilla. ¡Y listo!


Y ahora, os dejo con el vídeo por si tenéis alguna duda con la explicación.


Y para que veáis como queda la miga, unas fotitos más.






Pues nada, espero que os haya gustado esta nueva receta y que la intentéis en casa, que seguro que os sale genial o mejor que a mi, quién sabe :) Y si la hacéis, mandadme la foto al Facebook del blog o publicar en la pagina para que pueda presumir de vosotros! :D

Y ya sabéis, si tenéis alguna duda al respecto, dejádmelo en los comentarios y os responderé encantando! 

Un abrazo enoooooooooorme para todos!

Muaks!

Jesús

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff