martes, 23 de septiembre de 2014

Una vuelta de tuerca...Y Pan Fácil para Bocadillos

6 comentarios:
 
Como principio para otro de mis soliloquios, he de decir que si en algún momento os resulto demasiado pesado o cargante con mis historias de la vida de un adolescente crecido, o como me dicen ciertos personajes virtuales, y alguna no tanto, "neonato", pararme, amordazarme la boca, esposarme pies y manos, quitarme la conexión a internet y encerrarme en un desván.

Y tras esta breve introducción, voy a daros la chapa de nuevo ;)

Acabo de empezar a resetearme.

Acabo de darme cuenta de que me estoy reseteando.

Y acabo de darme cuenta de que me gusta más de lo que yo pensaba.

Soy una persona de costumbres. Para sacarme de mi zona de confort, anda que no cuesta ni nada. Digamos que todo el tiempo he estado inmerso o más bien atrapado en una burbuja, y tan a gusto oiga.

Peeeeeeeeeeeeero (siempre hay un pero), desde aquel momento de soledad experimental, algo en mi mente cambió. No me preguntéis el qué porque ni yo mismo lo sé, pero fue como si algo hiciese "clic" en mi cabeza.

Tal vez también tenga que ver por eso que dicen de "mens sana in corpore sano", y se ve que con el ejercicio que estoy haciendo (que por cierto, es una matada monumental aunque altamente recomendable), ha desencadenado distintas reacciones "existenciales" mentalmente hablando.



No sé explicar a ciencia cierta lo que es, sinceramente. El caso es que me gusta :)

Dentro de ese proceso de reseteo físico y mental, también está incluido este pequeño proyecto personal llamado "blog", en el cual escribo cuando me viene en gana y sin ton ni son alguno. Y ahora, probablemente escriba menos.

Bueno, probablemente no, de seguro que escribiré. O directamente no lo haré. ¿La razón? Mi cámara esta en quirófano siendo reparada de un pequeño percance con la tapa de la tarjeta de memoria. Eso significa que "no photos, no blog".

Pero, no todo es malo. El no tener que pensar qué subir, me va a venir bien para varias cosas. La primera, darle un lavado de imagen radical al blog. Ya que he empezado a cambiar, pues quiero cambios en todo.


Lo segundo, modificar un poquito la temática del blog. Pero solo una pizquita. No solo de dulces vive el hombre, también hay cosas saladas. Y en la cocina no me defiendo mal. Así que, tras mucho meditar, remeditar, olvidar, y retomar lo meditado, he decidido que el blog tendrá, como mínimo una vez al mes, una sección salada.

Hay platos que me llaman muchísimo la atención y me encantaría hacerlos. Para algo estoy estudiando cocina, ¿no?. Llevar dos blogs es complicado, por eso el otro apenas lo toco y sigue ahi muerto desde el año pasado (olé yo). Aún así, por ejemplo, el pan es salado, pero como tiene que ver con el horno y las masas, se puede incluir en la temática "dulce". Pero una hamburguesa o un solomillo no.

Por eso, y de cuando en cuando, quiero sorprenderos aunque sea un poquín y tener una especia de momento detox de tanto dulce. Espero que os guste la iniciativa, porque yo le tengo ganas.

"¿Y el nombre del blog? ¿Qué pasará con él?". Pues no tengo ni la menor idea. Es una de las cosas que me queda por pensar muy mucho. Pero algo saldrá. "Cupcakemaniatic" seguirá estando, de eso no tengo ninguna duda, es con lo que he empezado y con lo que terminaré. Solo hay que darle una vuelta de tuerca.


Pues nada, ya os he metido todo el rollo de nuevo. De verdad, no sé como me seguís aguantando. Pero si lo hacéis, será por algo ¿no?

Además, también he incluido una pequeña novedad en el blog. Ahora absolutamente todo el mundo puede comentar en el blog, tanto si tenéis cuenta en G+ como si no. Así que, cualquiera que se pase por aquí y quiera comentar, preguntar algo, contarme su vida, cuántos gatos tiene, lo que sea, podrá hacerlo sin problemas :)

Y ahora, vayamos con la receta, que es a lo que he venido, o mejor dicho, recetas.


Hoy os traigo un pan relativamente sencillo. La otra receta de pan era sin amasado y para principiantes. Ahora subiremos un poquito el nivel. Pero solo un poco.

Es un pan perfecto para bocadillos. Tiene varios tiempos de fermentación y un poco más de amasado, pero merece la pena. ¡Hay que perderle el miedo al pan! Para este pan hay que empezar el día anterior, puesto que necesitamos hacer un prefermento o poolish, que le da a nuestros panes un toque brutal, tanto para la miga, corteza, aroma, sabor, textura, todo.

En fin, comencemos! Con esta receta salen unos tres panes de 500-600 gramos. Podéis hacer solo dos panes, o hacerlos en formato individual para los niños o para haceros un bocata, pero vamos, que haciéndolo en formato grande lo cortáis en rebanadas y listo! Ya veréis, ya :)


Pan para Bocadillos (con poolish)
Para el poolish:
  • 250 gr de harina de trigo normal, no de fuerza
  • 250 ml de agua
  • 1 gr de levadura fresca
Para la masa:
  • El poolish del día anterior
  • 500 gr de harina de trigo normal no de fuerza
  • 245 ml de agua
  • 15 gr de sal
  • 5 gr de levadura fresca
Para hacer el polis, disolvemos la levadura en el agua y la mezclamos con la harina. La metemos en un recipiente amplio, tipo tupper, y la dejamos reposar a temperatura ambiente toda la noche.

Al día siguiente, en un bol bien grande, ponemos el poolish, la harina, la sal, el agua, y la levadura disuelta en un poco de agua, y empezamos a amasar. Si lo hacemos en un bol, es lo mejor, porque así no se desparrama todo por la mesa. Cuando esté todo más o menos unificado, sacamos el bol y empezamos a amasar con el amasado francés, durante 10 minutos. Dejamos reposar 2 minutos y amsamos otros 10. Por último dejamos reposar una ultima vez y volvemos a amasar. Total amasado, 30 minutos :)

Ponemos la masa en el bol y dejamos fermentar 90 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos la masa y la dividimos en piezas de unos 500 gramos, o si lo preferís, pesáis la masa total y dividís en tres partes o en las que queráis. Una vez divididas, tapamos y dejamos levar 15-20 minutos más.

Ahora vamos a formar un torpedo con cada uno. Para ello, os dejo un vídeo de "La cocina de Babette" que lo explica a las mil maravillas :)


El primero sale regular. Los otros dos salen geniales, os lo aseguro :) Una vez formados, los ponemos en una bandeja de horno, yo necesité dos bandejas porque solo me cabían dos en cada una. Tapamos con un paño y dejamos levar una hora más.

Precalentamos el horno a 200ºC y en la bandeja más inferior que tengamos en el horno (no en la base), ponemos una badeja para que se caliente. Tener a mano unos cubitos de hielo,

Pasado el tiempo de levado, podéis hacerle unos cortes al pan o dejarlo tal cual. Metemos el pan al horno, echamos un cubito de hielo a la bandeja inferior y cerramos. Cocemos durante 30-35 minutos, hasta que esté dorado. Para saber si está hecho, lo cogemos con un paño y al golpearle el culo, si está suena a hueco, está listo. Si suena macizo, le falta algo mas de tiempo.

Sacamos y dejamos enfriar. ¡A comeeeeeeeeeeeer!

A este pan, si queremos, lo podemos hacer de semillas. Después de la segunda fermentación, estiramos con las manos la masa, le metemos semillas de lo que queramos (calabaza, pipas de girasol, sésamo, lino...), y amasamos hasta que se repartan bien. Preparamos una bandeja con la mezcla de semillas deseada. Cogemos un paño, lo humedecemos bien, y hacemos rodar nuestro torpedo por el, para que se moje. Por último, lo hacemos rodar por las semillas y listo. A partir de ahí, seguir con los mismos pasos.

Así queda el de semillas, y ya de paso veis los torpedos cómo quedan :)



Tiene buena pinta ¿eh?. A mi madree le encantó.

Y ahora, la receta sorpresa. Ya que es un pan para bocadillos, pues vamos a hacernos uno, ¿no?


Es muuuy light, pero llena bastante. Además, está aconsejado para dieta.

Bocadillo o Sandwich Oriental
  • 2 o 3 rodajas de tomate
  • 1/4 de un calabacín hecho lonchas
  • 1/4 de una cebolla roja
  • 2 o 3 lonchas de queso (no vale el de fundir en lonchas. Tiene que ser queso, queso del bueno)
  • 2 cucharadas de yogur desnatado
  • 1/2 limón
  • sal, pimienta, perejil, orégano.
Primero, preparamos la salsa. Para ellos, mezclamos el yogur, el orégano y el perejil y exprimimos el limón. Mezclamos y salpimentamos. Si es necesario, rectificar de sazón.

En una sartén, tostamos el pan con un poquito de aceite de oliva. Una vez tostado, sacamos y reservamos. En esa misma sartén con un poco más de aceite, hacemos los calabacines hasta que estén doraditos. Sacamos y reservamos. Ahora la cebolla, hasta que esté transparente pero un poco al dente. El tomate, vuelta y vuelta, para que se caliente. El queso para el final.

Para el montaje, untamos ambas rebanadas con la salsa. Ponemos encima el calabacín, el tomate y la cebolla. El queso, con la sartén aún caliente, dejamos que se funda un poco y lo ponemos encima.

¡A disfrutarlo! ¡Está brutalísimo!


Pues nada, espero que os hayan gustado las recetinas, que será la última antes de poner al blog "en construcción". La dejaré pululando en la blogosfera hasta la semana que viene, que será cuando comience a toquetear los HTML. Veremos qué sale de todo esto ;)

En fin, un besote enorme para todos y nos vamos leyendo! Gracias por estar ahí!

Muaks!

Jesús

6 comentarios:

  1. Me mola eso de reseteo.. cuando nos acostumbramos a la zona en que tenemos todo seguro MAAAAL! Nos volvemos aburridos y sin pretensiones.. Yo también debería comenzar a resetear.. ais... Ya veremos..

    El pan tiene muy buena pinta por cierto!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si. Te encierras, te encierras, te encierras y al final no sales, te quedas ahí y no hay quien te saque. O eres tu mismo, o nadie. Yo he decidido salir, ahora ya es cuestión de cada uno ;) Reset in progress...

      Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Me da hambre tu bocadillo. Mucha. Me intrigan tus cambios, tengo ganas ya de verlos. Un saludo y que vaya bien! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje de eso se trata!!! Y yo con ganas de enseñaroslos!! :D
      Un saludo!

      Eliminar

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff