lunes, 27 de abril de 2015

Necesito un doble. 

Está decidido. 

Necesito un humanoide que sea exactamente igual a mi para que vaya a las prácticas en mi lugar, a currar, mientras yo estoy en casita tan ancho dedicando mi tiempo al blog y a otras cosas mundanas.

Si, el blog. Ese espacio transversal entre la realidad y los megabytes el cual tengo más abandonado que un árbol de Navidad en Halloween.  

Necesito que alguien se haga, por un módico precio, una cirugía plástica para parecerse a mi. Anda que no estaría bien ni nada. Pero, mientras convenzo a alguien para que se opere, solo me toca sufrir en mi cuerpo mortal los desvaríos varios de las prácticas.

Sí, esa es una de las razones por las que parece que he cavado un hoyo bajo tierra y me he escondido de la luz del sol. Pero no, sigo vivito y coleando y de vez en cuando me doy un paseo por eso que llaman redes sociales.

Trabajar (gratis) de lunes a sábado absolutamente todos los días, no es nada divertido, y menos aún, cuando trabajas gratis.

¡Bienvenidos al maravilloso mundo de las FCT's!



Os lo juro, las prácticas en el Casino de Madrid me están agotando física y mentalmente. Hay mucho, pero mucho trabajo allí dentro. Si no es una boda para 200 personas, son dos en el mismo día, o una comunión, o una cena para 150 personas, o un catering para 300.

Y así todos los días, al menos en banquetes, que es donde me ha tocado el último mes. De los horarios no me quejo, son bastante decentes y bueno, te acabas acostumbrando a lo que viene siendo todo el mundo laboral en general, a los turnos de 8 horas (o más, según se mire), a trabajar los sábados, a tener un día libre a la semana (quizá dos), y a tener trabajo a todas horas sin relajación ninguna.

Si ya lo decían mis padres, mis tíos, y toda la gente que trabaja, cuando me quejaba de que estudiar era un rollo: "El día en que te pongas a trabajar, echarás de menos el estar sentado en clase".

Cuanta razón tenían...y la siguen teniendo, claro está.


Ahora, en este próximo mes, cambiaré a terraza, donde está "La Terraza del Casino". Sí, con el mismísimo Paco Roncero, aunque aparezca por las cocinas cual fantasma de castillo. Lo que más me gusta es el turno (sarcasmo activated), de 10-16 y de 20 a cierre...

"A cierre"...

Ajam...

Señores y señoras que regentan ese estupendo lugar de comilonas y gente de monedos. El término "a cierre" que ustedes estipulan, yo entiendo hasta que sean las 12 de la noche en punto, que es exactamente cuando se cumplen mis ocho horitas diarias y estipuladas en la ficha de prácticas. EN el mismísimo momento en el que den las 12 en punto, yo voy a ser una jodida Cenicienta, y se me va a ir cayendo el uniforme a pedazos según vaya saliendo de las cocinas.

"Pero es que estás de prácticas, y si te tienes que quedar, pues te tienes que quedar, o si no, te suspendo las prácticas". Es la frase que más nos han ido avisando los distintos "practicantes" que se encuentran en terraza. El modus operandi de los chicos de prácticas alli arriba es el siguiente:

SONRÍE Y ASIENTE A TODO LO QUE TE DIGAN

Ajam...

Claro, claro...


Y ahora, si no queréis conocer una faceta un tanto deslenguada sobre mi persona, recomiendo que os saltéis esta frase que voy a poner ahora en negrita, para que se vea bien, ya me entendéis...

¡UNA POLLA COMO UNA CINTA DE LOMO!

No me matéis, es solo terapia antiestrés. 

Pero tengo las ideas muy claritas al tema de "SONRÍE Y ASIENTE A TODO LO QUE TE DIGAN". Yo, en cuerpo presente, estoy ahí para recibir una formación de lo que viene siendo el futuro mundo laborar que me espera. Vale que os queráis librar de las cosas que más pereza os dan y nos lo mandéis a nosotros mientras tu te tiras 30 minutos para cortar 5 pelotas de mozzarella (verídico), pero, según lo que cuentan allá arriba, los gritos abundan, y por ahí si que no paso.

Punto uno, lo dicho, estoy de prácticas para recibir una formación.

Punto dos, no formo parte de la plantilla de tu equipo, solo soy un "extra" por así decirlo, con la ligera excepción de que no cobro absolutamente nada y voy de gratis a trabajar. Al primer grito, te van a hacer las prácticas quien yo me se. Yo no estoy ahí para aguantar a energúmenos con aires de grandeza.

Punto tres, las amenazas de suspenderme las prácticas te las metes por donde te quepan. En banquetes estábamos todos de buen rollos y cuando decían eso, sabías que iban totalmente de broma, porque allí abajo todo es un cachondeo. Pero arriba, en terraza, lo sueltan muy a la ligera, y claro, así están los pobres, que en cuantos les amenazan con eso "SONRÍEN Y ASIENTEN A TODO LO QUE LES DIGAN". Ya hablaré yo con quien tenga que hablar para que en caso de que ocurra algo similar, me cambien de sitio. Paso de aguantar a imbéciles sin cobrar un duro :)


Puede que ahora mismo estés descubriendo una pequeña faceta mía que tal vez desconocíais. No todos los días soy ese chico alegre que escribe post para que os riáis un ratejo, que también tengo mi genio, oiga.

Lo sé, de que me sube la sangre al cerebro y le da por activarse el hemisferio de la bordería, no hay quien me pare. De buenas, soy muy majo y muy agradable, pero tócame justo en el punto exacto, el más mínimo roce, y soy la persona más borde del mundo :) Así que, mejor tenerme de buenas, a que esté de malas todos los días, cosa que, no creo que pase en terraza.

Dicen que nunca hay que juzgar un libro por su portada, y que nunca hay que creerse todo lo que te digan hasta que no lo veas con tus propios ojos, así que, mañana, que será mi primer día en terraza, espero que los planetas se alineen para que el día sea prometedor y nada angustioso.

Pero bueno, no todo en la vida es paz, amor y felicidad...¿o sí?

Mientras tanto, como no todo se puede tener en la vida, ¿qué tal si nos autocomplacemos de felicidad con un buen tartoncio de aúpa?

¿Y si ese tartoncio es una Carrot Cake? ¿Y si tiene el frosting de queso infalible que nunca falla? ¿Y si os digo que aguanta húmeda cinco días? Bueno, eso fue lo que duró en casa :)

Así que, sin más tardanza, ¡vamos allá!


The Best Carrot Cake Ever
Para la masa (para un molde de 27 cm)
  • 500 gr de harina
  • 3 cucharaditas de levadura
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cucharadita y media de sal
  • 3 cucharaditas de canela
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 500 ml de aceite de oliva suave
  • 500 gr de azúcar moreno
  • 6 huevos
  • 100 ml de leche
  • 500 gr de zanahoria rallada
  • 100 gr de miel
  • 200 gr de dulce de leche
  • 200 gr de nueces (yo usé pecanas)
Para la crema:
  • 300 gr de queso crema
  • 300 ml de nata para montar
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de vainilla
Si tenéis una batidora tipo KA, os solucionará la vida, y si no, pues a manita, que también sale divinamente.

Empezamos precalentando el horno a 160ºC, calor arriba y abajo. Engrasamos y enharinamos nuestro molde, y para un mejor desmoldado, le podéis poner papel de horno en la base :)

En el bol, ponemos todos los ingredientes secos: harina, levadura, bicarbonato, sal, especias y azúcar moreno. Mezclamos muy bien. Añadimos el resto menos la zanahoria y las nueces: el aceite, los huevos, la miel, el azúcar y la leche. Batimos todo muy bien hasta que quede bien homogéneo. Por último, incorporamos la zanahoria y las nueces.

Ponemos la masa en el molde y hornearemos durante una hora y media. Si se empieza a tostar demasiado, pondremos papel de aluminio y listo :)

Una vez hecho, y ya sabéis, para comprobarlo, un palillito, y si sale limpio, es que está lista. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.

Para la crema, ponemos en el bol de la batidora el queso, el azúcar y la vainilla, hasta que quede bien cremoso. Mientras seguimos batiendo, añadimos a chorro la nata. Montamos a velocidad alta hasta que esté dura, y listo.

Solo nos queda abrir nuestro bizcocho, rellenarlo, tapar con la otra parte, poner más crema, y decoramos con unas nueces picadas. ¡A comer!




Mirad que miga tiene en la foto. La textura es super húmeda, nada pesada y muy, muy rica. Es la receta definitiva de Carrot Cake, al menos, de momento :)

Si os estáis preguntando qué pintan las gafas en las fotos, es en honor al hipsterismo, porque esta tarta, más hipster no puede ser, ¿verdad?

En fin, que espero que os haya gustado esta nueva receta y que la intentéis en casa, que estoy seguro de que os gustará :)

Un besote enorme para todos y nos vemos....pueeeees....esto.....¿cuando las ranas críen pelo? Es bromis.

Gracias a todos por estar ahí y por aguantarme! Sois lo más!

Muaks!

Jesús
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff